SITGES 2017 - Jueves 5: El inicio

Un año más estamos por Sitges para disfrutar de lo que tanto nos gusta. Un festival que arranca en unas circunstancias algo enrarecidas. El ambiente sigue siendo el mismo de siempre, un ambiente de gente que ama el cine y que disfruta en las tradicionales colas previas a cualquier pase. Pero sí es cierto que la realidad de la actualidad se respira en cada conversación. Ya no solo existen las conversaciones sobre cine, se habla de la tristeza social vivida días previos a la inauguración. Una situación a la que se ha llegado por la mediocridad imperante que encontramos en aquellos que deben perseverar siempre para el bien del ciudadano de a pie. Esperemos que durante los días en que estemos sumergidos en lo que tanto nos gusta, entre pase y pase, nos llevemos la buena noticia de que las cosas mejoran. De momento no parece que sea así. Por lo menos, si en algo coinciden las múltiples conversaciones, sean del ideario que sean, es que la violencia del domingo 1 de octubre no tiene justificación ninguna. Y cualquier negación de lo ocurrido solo se puede definir de error o irresponsabilidad absoluta. Nada, absolutamente nada puede justificar las imágenes que todos pudimos ver. Esta absoluta condena de lo ocurrido en las conversaciones de hoy me han dado cierto alivio espiritual, por llamarlo de alguna manera. Aún hay esperanza para aquellos que solo queremos vivir en paz junto a los demás, tengan la ideología que tengan. El diálogo no puede perder nunca frente la violencia. Si llegase a pasar, estaríamos perdidos. Y profundamente entristecido reconozco que parece que los que más tienen que entenderlo hacen oídos sordos o directamente han enloquecido. Lo dicho, todos los que estamos estos días entre pase y pase en este maravillos Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya de Sitges, que tanto amamos y que nos une año tras año, solo deseamos recibir buenas noticias de lo que para nosotros estos días llamamos el exterior.

The shape of waterVolviendo a lo exclusivamente festivalense mucho qué decir. Lo primero. Este año un pase de inauguración digno. No podemos decir lo mismo de algunos años (contadas ocasiones eso sí). The shape of water del entrañable Guillermo del Toro. Una exquisita factura de alguien que ya lleva tiempo dejando bien claro que sabe hacer muy bien lo que se propone. La describiría con un adjetivo que siendo simple encaja perfectamente. Bonita. Bonita de ver y bonita de sentir. Una rara historia de amor de fotografía deliciosa que sumerge pero no engancha. Quizás desde mi punto de vista es demasiado previsible. Como espectador vas sabiendo lo que pasará en todo momento y deja poco margen a la sorpresa. Todo y lo comentado la recomendaría sin dudarlo. Creo que es un producto bien hecho que explica lo que quiere explicar de forma soberbia. Lástima el hecho que no sorprenda argumentalmente.

 

En el siguiente pase hemos podido disfrutar de 151 minutos de alta intensidad en una película bélica llegada de la mismísima Corea del Sur, The Battleship Island: director’s cut. Puedo decir que he disfrutado de cada minuto. Totalmente recomendable para lo amantes del cine coreano. No decepcionará a nadie. Aunque el largo minutaje puede asustar realmente no se es consciente de ello. Quien quiera ver japoneses y coreanos en sus lastimeros enfrentamientos históricos que no dude en pasar a verla.

 

 

Y sintiéndolo mucho por hoy para un servidor nada más que contar. Mañana más y con más ganas. A disfrutar!!