Nuestro festival

Ya quedan menos días para poder disfrutar de ese festival que tanto nos gusta. El festival que cada año tenemos en la cabeza. El festival del que nos pertenecen tantos buenos recuerdos y tantos otros de no tan buenos. El festival que une amistades temporales “festivaleras”, amistades que solo se encuentran durante esos maravillosos días y que parece que tengan suficiente para no contactar en todo el resto del año.

 

El festival con el que muchos de nosotros hemos ido creciendo, hemos visto pasar los años y hemos ido disfrutando de lo que tanto nos ha gustado, nos gusta y - si nadie lo impide - nos gustará: el cine. El séptimo arte para muchos, simplemente “el cine” para muchos otros.

 

Aunque haya a quien le pueda sorprender e incluso a quien le parezca incomprensible, es ese festival el que nos produce un hormigueo en el estómago cuando se acercan los días de su inicio. El mismo festival que cada año es capaz de sacar lo mejor y lo peor de cada uno. El mismo, que como no podía ser de otra manera, no acaba de contentar a todos y por consiguiente no acaba de desagradar al resto. El mismo que reúne año tras año a los incondicionales de siempre y a los futuros. No nos cansaremos de escuchar: “Es que tiene algo que engancha”. Y los que llevamos años acudiendo sabemos de qué hablan.


Quizás sea por la proximidad, quizás por la gente, quizás por el lugar. Quizás el trabajo bien hecho (que aunque muchas veces nos quejemos e incluso nos pueda molestar algunas decisiones, hay que reconocer que se realiza un muy buen trabajo. Como siempre digo destrozar, romper o criticar es muy fácil. Aportar, crear o construir ya no lo es tanto). No sabemos lo que es pero sí sabemos que crea adicción. Y así estamos cada año esperando que llegue el día de la inauguración. Muchos de nosotros nos reservamos vacaciones para esos días en los que, de butaca en butaca, nos sumergimos en los diferentes mundos que los directores nos ofrecen. Muchas veces mundos indeseados y nefastos. Otros, grandes mundos que nos hacen disfrutar, estremecer, emocionar. Ahí radica la magia de este festival que tanto amamos, nuestro querido ”Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya”. Un año más, allí estaremos y allí nos encontraremos. Our festival is coming.