Juguetes “vintage” coleccionables de Star Wars

Los juguetes de Star Wars de la marca Kenner acompañan en el subconsciente de muchos de nosotros el mismo lugar que los juguetes de indios y vaqueros para nuestros padres: Forman parte del archivo secreto de conocimientos y experiencias importantes, pero inconfesables para un adulto.


Durante la década de los ochenta eran el regalo favorito de los niños españoles y a pesar de tratarse de unas figuras y naves más bien sosas, contenían la esencia de la felicidad. Frente a otras colecciones de figuras (Geyperman, GI-Joe, Masters del Universo) las de Star Wars se vendían como reproducciones fieles y muy exactas de los modelos de las películas: la realidad era más bien desalentadora ya que con un vistazo se ponía al descubierto la cutrez de algunos de los detalles e ingeniosos mecanismos de los que estaban provistos dichos juguetes. Destacamos algunos de ellos:

-Las espadas laser de los personajes principales eran en realidad “bardeos” o navajas laser, ya que eran desproporcionadamente pequeñas respecto al cuerpo del Darth Vader de turno. Cabe destacar el mecanismo que hacía alargar la espada, una lamentable rebaba de plástico que se desplazaba por un canal en la parte trasera del brazo del protagonista.

-La figura del primer Han Solo que apareció (el que iba vestido de macarra de Las Vegas) es quizá una de las peores Action Figures que se hayan visto jamás. El esculpido de la cara no guarda ningún parecido con el personaje de la película, la forma de la cabeza es como la de un higo al revés, la figura no tiene barbilla ni cuello ni ningún rasgo que se pueda identificar con un ser humano normal. La única explicación posible es que al confeccionar el molde alguien metiera la pata…

-Chewbacca es una de las figuras realmente poco conseguidas de la serie, ya que parece que tuvieron muchos problemas para imitar el pelo que le recubre todo el cuerpo. El resultado es una especie de imitación de Swamp Thing de color marrón.

En aras de la brevedad que los Webmasters requieren, no nos podemos extender en dichos detalles, y esperamos que los arriba señalados valgan como ejemplos risibles, a los que esperamos se añadan los que ustedes puedan aportar.>br>

Para aquellos que como yo se han empeñado en completar su sueño de la niñez coleccionando la totalidad de las figuras de Kenner, enumeramos algunas de las piezas que traen de cabeza a los sufridos coleccionistas:

-Existen varias versiones de algunas figuras: destacamos el Jawa con capa de vinilo, el Boba Fett con un mecanismo capaz de lanzar un cohete desde su mochila, el alienígena de la cantina de Moss Eisley con piernas largas en vez de cortas y la caja para almacenar figuras con la forma de la cabeza de Darth Vader pero con el acabado dorado de C3PO.

Merecen destacarse las figuras producidas en Turquía sin la licencia pertinente. Se produjo una línea completa de muñecos usando como moldes las figuras originales de Kenner. Una vez plagiadas las figuras, se pintaron con colores distintos a los de la película y se bautizó a los muñecos con nombres disparatados y sin conexión alguna con la película. Para los amantes de la saga espacial no tiene precio tener entre las manos un muñeco de un Snowtrooper azul eléctrico y bautizado con un nombre de risa por los avispados turcos. Existe una página web dedicada a los bizarros coleccionistas de estos muñecos. Para muestra, la foto que podeis ver más arriba (y que tanta extrañeza os había provocado al verla).

Existen varios manuales para los amantes de estas piezas, algunos de ellos muy bien editados, donde se explican algunas de las curiosidades de estos juguetes. Acabamos con una de estas anécdotas:

Durante la navidad posterior al exitoso estreno de la película los niños americanos reclamaban los juguetes ya que se había lanzado una campaña presentando dichas figuras, pero Kenner apenas había empezado su producción. Ese año los padres sólo pudieron comprar una caja de cartón con seis figuras…dibujadas. La caja estaba vacía y dentro solamente había un certificado en el que se le decía al niño que en un futuro, entregando dicho certificado, podría obtener las figuras que la caja prometía en el exterior. Menudo engaño.

Hoy en día, esta caja es una de las piezas más buscadas por los coleccionistas.

Saludos,

Enrikator

Topics: