La pantalla plana se impone al tubo catódico

La televisión de tubo catódico tiene los días contados. En España, ha cerrado la última fabrica que las hacía. La pantalla plana se ha impuesto.
El último fabricante nacional de televisores de tubo catódico, Cerrojazo, no ha podido con la pantalla plana. En 2003 vendió casi un millón de unidades pero a partir de 2006 ha caído en picado.





Hace 50 años, la televisión llegaba a los hogares españoles y sólo la veían unos 600 receptores durante tres horas al día. En los 70, los aparatos de televisión ya sumaban más de cuatro millones. Desde 2005 los mostradores están llenos de televisores planos y en las tiendas ha desaparecido el de tubo catódico que ya sólo se puede adquirir por catálogo. A pesar de su bajo precio, la gente prefiere un aparato LCD o uno de plasma. Como consecuencia, las plantas de Samsung, Braun o Bocsa pasaron a la historia.

Topics: