CRÍTICA SITGES 2011: VLOGGER

Momentos antes de entrar al cine para ver esta película he de decir que las expectativas no eran muy elevadas, un film sobre Second Live y una conspiración terrorista no me motivaban demasiado. De todos modos, seguía albergando en mi interior la esperanza de encontrarme con una de esas agradables sorpresas a las que el festival nos tiene acostumbrados de vez en cuando. Pero no fue el caso, lamentablemente mis expectativas seguían siendo muy elevadas. A los cinco minutos de proyección comprendí que se trataba de un experimento fallido. Después de aguantar 30 minutos sentado en la butaca, decidí que era muchísimo más agradable pasear por el centro de Sitges que perder el tiempo con esta película.

Vlogger


La acción de la película se desarrolla en el plano estático del escritorio del ordenador de la protagonista donde se van sucediendo chats, videoconferencias y escenas de Second Live combinado con una trama muy previsible y un tempo tremendamente lento. Resumiendo, una cinta tremendamente aburrida y totalmente prescindible. No aporta nada y da la sensación de tratar un tema (Second Live) pasado de moda y sin demasiado interés.