CRÍTICA SITGES 2011: INTRUDERS

Floja floja floja. El Auditori bastante lleno, la gente con ganas de ver una buena película y qué nos encontramos. Una nueva decepción. En ningún momento atrapa la historia. Es más en algunos momentos se hace incluso pesada sobre todo las escenas de la madre y el hijo pequeño buscando la ayuda del cura.
intruders
Habrá quien dirá que el argumento es interesante, que hace que pensar en nuestros temores más íntimos, en nuestro propios miedos y nuestras propias fantasías. Hasta aquí puedo estar de acuerdo. Pero eso no sirve para valorar más de lo que se merece el resultado final, que es lo que, al menos para mí, realmente importa. Y en este caso el resultado final nos deja indiferentes. Y cuando una película te deja indiferente es que algo falla. Si no hay nada que tu mente retenga podemos hablar claramente de una película floja.
Quien quiera verla en casa tranquilamente comiendo palomitas pasará el rato, ni bien ni mal, lo pasará y ya está. Al cabo de un tiempo le será difícil recordar algo…