CRÍTICA SITGES 2010: AGNOSIA

Bueno, qué decir de semejante película. Sinceramente no se puede decir demasiadas cosas buenas de Agnosia. Destacar quizás la belleza ante la cámara de Bárbara Goenaga, pero no nos engañemos, eso no justifica hacer una película de tales características e intentar engañar al público. Volvemos a lo que nos acompaña siempre, el fantasma cabrón que ha llegado, y parece que para quedarse, que trata al público de estúpido y a veces retrasado mental. Una película de semejante producción tiene que tener mejores resultados. Parece que todo vale. Al menos la habitación tiene algo de encanto.

Agnosia Sitges 2010
Aunque mis palabras parezcan duras creo que quien hay visto la película al menos compartirán algo. Siempre digo lo mismo, sobre gustos colores, pero al menos esos colores tienen que tener algo de sentido y Agnosia lamentablemente tiene colores que no acabo de entender. Llamadme como queráis, pero creo que estamos ante una película vacía sin ningún contenido que aporte algo nuevo. Y sobre todo que alguien me explique porque hay una conversación en catalán entre dos personas que se pasan toda la película hablando en castellano y, es más, por qué una de esas dos personas es Eduardo Noriega. Por favor. ¿El director tenía ganas de reírse del actor, o del espectador?. ¿Fue el actor que tenía ganas de cachondeo?