CRÍTICA SITGES 2010: DREAM HOME

El inicio del film ya permite intuir la brutalidad con la que se desarrolla la historia de Dream Home. En un bloque de apartamentos en el Hong Kong de la burbuja inmobiliaria, el encargado de la seguridad de dicho bloque es asesinado asfixiado por una bolsa de plástico y el espectador tiene la oportunidad de obsevar la escena angustiosa, viendo como la persona lucha por quitarse esa bolsa que le asfixia y lo único que consigue es acelerar la muerte cortándose el cuello con un cútex.


Dream Home


A partir de aquí empiezan una serie de asesinatos, que parecen competir en brutalidad y con tintes de humor negro. El porqué de estos asesinatos, conseguir que el precio de un piso del bloque baje de precio debido a la mala fama adquirida debido a los asesinatos que se han cometido.


Dream Home



Con este argumento, el director Pang Ho-cheung realiza una crítica de la situación vivida en el Hong Kong de la crisis inmobiliaria y la posterior crisis económica.
Una película con buenos momentos gores y situaciones brutales. La única pega que le encuentro es la narración de la historia a través de demasiados flashbacks que dan la sensación de desorden en la historia, pero por lo demás, bastante aceptable.