CRÍTICA SITGES 2009: BLACK DYNAMITE

Los aficionados al blaxploitation están de suerte y es que un nuevo título irrumpe con fuerza, se trata de BLACK DYNAMITE, un peliculón que nos hará reír durante la hora y media de metraje.
De la mano de Michael Jai White, al que pudimos ver en Spaw, retornaremos a los 70, donde el pelo a lo afro y los pantalones de pitillo estaban a la orden del día. Black Dynamite, un negro duro como la piedra y experto en las artes marciales, se vera obligado a limpiar la calle de traficantes, ya que estos causaron la muerte de su hermano. A partir de ese momento se desata un vendaval de hostias que solo acabara cuando la venganza de Black Dynamite se vea cumplida.

Black Dynamite - Sitges 2009

Nada malo se puede decir de esta producción con 2.9 millones de presupuesto. Black Dynamite esta llena de guiños a los géneros más venerados por los freaks, con espectaculares combates de kung fu, golpes de nunchaku, frases que pasaran a la eternidad ( entonces pude ver en los ojos de aquel niño, porque Black Dynamite? porque?), un chino malvado en la isla de kung fu, negras culonas y pivas que quitan el hipo y para acabar, un villano final para nada esperado.
Filmada con el toquecillo retro que le da al metraje ese toque de los setenta, con su anuncio televisivo de rigor al principio y una doble trama muy buena (por un lado los traficantes y por otro The man, que esta introduciendo en América un licor que les encoge la polla a los negros) Black Dynamite sin duda, es una pieza clave en la colección de todo freak y una de las sorpresas mas sonadas del ultimo festival de Sitges.

El único fallo que le quita el cinco es que Black Dynamite es demasiado invencible, tanto que los malos a penas le tocan en ningún combate y eso no puede ser, hasta bruce lee las pasaba putas para ganar al malo final, y si no es así, pierde un poco de emoción no?