20th Century Fox vs. Warner Bros y la curiosa carta de Daniel O'brien

Caso 20th Century Fox vs. Warner Bros. por los derechos cinematográficos sobre la novela gráfica Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons. Veamos, podemos leer en Coming Soon como The Associate Press ha publicado hoy unas declaraciones del representante legal de la 20th Century Fox por las cuales se confirma que la compañía continuará erre que erre contra Warner Bros. con la sana intención de retrasar lo máximo posible el estreno de Watchmen (2009) de Zack Snyder.



Parece ser que o mucho cambian las cosas o la fecha del 6 de marzo del 2009 peligra seriamente. Por su lado un abogado de Warner Bros. indicó el pasado lunes, Nikki Finke’s Deadline Hollywood Daily así lo indica, que por ahora no se está seguro en si el camino a seguir será el de la apelación o el del acuerdo económico que convenza a ambas partes. Respetan la decisión del juez Gary Feess pero están en total desacuerdo con lo indicado en la resolución de hace unos días. Por ello estudiarán todas las posibilidades habidas y por haber para no dar por perdido el caso. Están convencidos que 20th Century Fox no tiene los derechos y bien vía acuerdo o en la Corte de Apelaciones la cosa se resolverá. Warner Bros. confirma de paso que no tienen ninguna intención de permitir que la fecha de estreno de Watchmen cambie.


Daniel OBrien


Os recomiendo la genial carta escrita por Daniel O’Brien de Cracked.com a los directivos de la 20th Century Fox que podéis leer a continuación: Querida Fox,

Cómete todas las pollas,

con cariño

DOB

A continuación redacta una post data de tamaño considerable donde desgrana los detalles del caso por la propiedad sobre los derechos cinematográficos de Watchmen. En esta parte de la carta O’Brien establece una comparación muy simpática entre la actitud de la Fox y el proceso necesario para hacerse un sandwich de beicon, huevo y queso. Básicamente el articulista da la razón a Fox ya que realmente la tiene, pero matiza el tema indicando que durante más de 20 años la major ha tenido en su poder los derechos sobre la obra y sin embargo los ha tenido guardados en un armario sin la más mínima intención por llevarlos a cabo en forma de película. 30 años donde esa propiedad ha acumulado polvo y mugre en cantidades abusivas.


La idea de O’Brien es que si el compra beicon no se sienta sobre el durante 20 años esperando a que este enmohezca. No, lo compra y se pone a cocinarlo. Peor todavía es ver como alguien compra beicon con la idea de hacerse un sandwich y no le avisas de que tu tienes el derecho de propiedad sobre ese beicon… no, esperas a que lo cocine, lo aderece, lo ponga en su pan Bimbo y justo cuando le va a hincar el diente le dices que ese es tu beicon y que no tiene derecho a comerse ese sandwich. Es ahí donde Daniel O’Brien le respondería a la 20th Century Fox… "Comeos todas las pollas". A partir de aquí el humorista / periodista muestra su enfado verdadero acertando en la ahora descubierta intención de la compañía, ganar un buen puñado de dinero sin haberla rascado. ¿Quieren eliminarla? Pues no, ¿Quieren hacerse con ella y sacarle todo el jugo? Pues tampoco ¿Quieren hacer dinero de algo ya completado cuando podían haber avisado de que no se hiciera? Pues si… eso es lo que quieren.

Remata el artículo con una oda a la comida de polla que dejará a más de uno con los ojos como platos:

Comeos las pollas. Abrid vuestras amargas y miserables bocas y comeos todas las pollas. Dejad de usar la boca para gimotear y comenzad a comer todas esas pollas. Seguid comiendo pollas, incluso por la noche, incluso los fines de semana. La intuición le indicará que ya ha comido demasiadas pollas, pero se equivoca: nunca habrá comido suficientes. Puede quejarse de que lo que está haciendo es perfectamente legal, pero me gustaría argumentar que nunca he leído una ley que prohíbe específicamente la alimentación forzada mediante una cantidad letal de pollas a través de la garganta de alguien, (aunque, lo admito , estoy casi seguro de que hay una). Puede decir "no me importa lo que piensa, Daniel O’Brien", a lo que me gustaría responder, "Es difícil hablar de algunas personas con un acre de penes en la boca".


Parece ser que esto va para largo y al final el único perjudicado, como siempre, es el espectador que se queda sin ver la peli.

Topics: