CRITICA HERMANOS POR PELOTAS

Esperaba con impaciencia el estreno de esta producción americana con claros tintes cómicos protagonizada por Will Ferrell (que ya me había hecho reír en "Pasado de vueltas" o !"El reportero") y John C. Reilly (al cual también había visto en "Pasado de vueltas") y doblados al castellano por Florentino Fernández y Santiago Segura.

Hermanos por pelotas es una buena opción para estos tiempos de crisis que nos ennegrecen la vida y nos dan por el culo, ofreciéndonos una oportunidad única que no debemos desaprovechar de reírnos a carcajadas y olvidarnos de los problemas que nos rodean durante 95 minutos.


Hermanos por pelotas


Brennan Huff (Will Ferrell) tiene treinta y nueva años, vive con su madre y se gana la vida con empleos temporales. Dale Doback (John C. Reilly), no ha dado un palo al agua durante los últimos cuarenta años, justos los que tiene y vive con su padre chupando al máximo del bote.

El destino se encapricha cierto en día en que los padres de cada uno se conozcan y se enamoren perdidamente. Con lo que la boda es inminente y con ella la unificación de las dos familias, o lo que es lo mismo, Brennan y Dale tendran que compartir casa como si fueran hermanos. A partir de este momento se suceden las escenas dantescas y cómicas, impregnadas de ese humor grosero y a veces un poco absurdo que solo dos mentes tan geniales y podridas como las de Florentino Fernández y Santiago Segura (tio Evilio para los nostálgicos) podría llevar a cabo.


Hermanos por pelotas


Eso si, no todo es de color de rosa y en este caso podemos aplicar aquello de lo que bien empieza mal acaba, porque nos encontraremos ante un final 100% americanopasteloso que jodera todo el buen sabor de boca que nos estaba dejando esta película. Un final ñoño, trillado y poco acertado para lo que podía haber sido una gran película.

Topics: