Hallan en Perú un templo con pinturas en murales de 4.000 años

Un grupo de arqueólogos han hallado en el norte de Perú un templo de bloques de arcilla con pinturas en murales de unos 4.000 años, que podría ser uno de los más antiguos de América, según ha explicado el responsable de las investigaciones.

Templo de barro - Lambayeque
El templo, situado en medio de una edificación derruida de unos 50 metros cuadrados, tiene una escalinata central y una gran sala donde se encuentra un altar de culto al fuego, aseguró el arqueólogo Walter Alva.

La arquitectura fue descubierta en una zona denominada Ventarrón de la región norteña de Lambayeque y correspondería a los antepasados de la civilización del 'Señor de Sipan', un rey preinca que gobernó hace 1.700 años y que fue hallado en 1987 en una tumba casi intacta, cubierto con ornamentos de oro.

"Es un templo de hace unos 4.000 años (...) lo novedoso aquí es que no está construido de adobe (barro) o piedras, sino con bloques de sedimentos arcillosos traídos probablemente desde la orilla de un río cercano", afirmó Alva, también descubridor del 'Señor de Sipan'.

"Esto a pesar de que el lugar tiene muchas piedras, creemos que tienen un significado ritual el traer bloques de sedimentos de un río", agregó el experto.

Alva detalló que, junto al altar del fuego en el templo, en cuya fachada prima el color rojo y blanco, se encontraron pinturas en murales que destacan la imagen de un venado.
"Es la imagen de un venado en una red, que nos remite a la posibilidad de que sería un rito ascentral de cacería", dijo.

"Lo que nos ha sorprendido son las técnicas de construcción y diseño arquitectónico, y sobre todo la existencia de pinturas murales, que podrían ser las más antiguas de América", añadió.
El templo tiene "armoniosos" muros curvos y, en algunas partes, la infraestructura es sostenida por palos, acotó.

El investigador comentó que el templo revela además la existencia de una antigua cultura mayor, muy diferente a la cultura o a la tradición arquitectónica conocida de la costa central del Pacífico, de la zona andina o selva de Perú. "Por sus características, podría llamarse el Templo Rojo y Blanco o el Templo del Venado Cautivo", dijo Alva.

La región de Lambayeque alberga a una de las culturas más desarrolladas previas a los Incas, Mochica, gobernada en algún momento por el Señor de Sipan, sepultado con una vestimenta y elaborados ornamentos de oro, plata y cobre.

Tumba del Señor de Sipan

"El nuevo templo está allí, pero no sabemos dónde vivía su gente y vamos a realizar investigaciones para tratar de identificar presencia de población", dijo el investigador. "Pero son los antepasados más remotos de Sipan y sería, en síntesis, el templo primigenio en esta región norte", agregó.

El señor de Sipan

La cultura antigua de Perú es una de más ricas de América y, según historiadores, tuvo su apogeo durante el Imperio de los Incas, que se desarrolló por varios siglos y se extendió a Ecuador y Colombia por el norte y Chile por el sur, hasta que fue conquistado por los españoles en el siglo XVI.

Machu Picchu, un complejo de viviendas y centros ceremoniales de piedra y capital de los Incas, fue elegida en julio como una de las nuevas Siete Maravillas del Mundo.

"Lo importante es que el templo descubierto revela además elementos que nos permite pensar que en esta zona de Lambayeque hubo una confluencia de intercambio cultural de todas las regiones de Perú y la costa del Pacífico", dijo Alva.