CRÍTICA SITGES 2008: MONGOL

Gran superproducción sobre la primera etapa de la vida de Temudgin antes de convertirse en el gran conquistador Gengis Kan.

Mongol




Temudgin con sólo nueve años tiene que escoger a su futura esposa, para ello cuenta con la ayuda de su padre, un kan que le indicará las características que tiene que mirar para elegir bien. Una vez elegida a la que será su futura esposa y de regreso a su pueblo, el padre es envenenado por un clan rival. A partir de entonces la vida de Temudgin cambia radicalmente, viéndose obligado a huir constantemente, ya que está sentenciado a muerte por gente de su mismo clan que quieren convertirse en el nuevo kan, que por derecho le corresponde a Temudgin.

La película nos narra todas las desgracias y penurias que pasa Temudgin hasta llegar a convertirse en una persona respetada y líder de todos los mongoles, siendo el gran Gengis Kan. Y todo ello gracias a la ayuda de esa esposa que eligió en su infancia, demostrando que su elección fue la correcta.

Mongol

La película es espectacular, con una fotografía increíble, mostrándonos paisajes maravillosos. En cuanto al reparto de la película hay que decir que es muy bueno. A destacar la interpretación del pequeño Gengis Kan, interpretado por Odnyam Odsuren, con una gran actuación, y que decir del gran Tadanobu Asano, en su línea, un gran trabajo.

Mongol

Quien vaya a ver esta película, que no lo haga pensando en ver grandes batallas épicas, de hecho la única gran batalla que hay es al final de la película. La película no muestra el periodo del Gengis Khan conquistador de medio mundo, nos narra el periodo anterior a las grandes conquistas.

Es por ello que creo que la realización de una segunda parte de la película, en la que nos mostrara el periodo del Gengis Khan conquistador, en el que pudiéramos ver grandes y épicas batallas, sería el perfecto punto y final para Mongol.