CRÍTICA SITGES 2008: JCVD

Con JCVD, en referencia a las iniciales del actor belga, pudimos ver a un Jean-Claude Van Damme desconocido, lejos de ese estereotipo al que nos tiene acostumbrado en sus interpretaciones.

JCVD



La historia, un Jean-Claude Van Damme desolado por un divorcio va a visitar a su madre a Bélgica y termina involucrado en el robo de un banco. Con esta premisa, Van Damme, a sus cuarenta y siete años nos cuenta aspectos de su vida, cómo llega a Hollywood y cómo, gracias a él, John Woo pisó Hollywood por primera vez. Todo ello bajo un punto de vista auto paródico. Uno de los momentos más dramático de la cinta es cuando Van Damme reconoce su paso por las drogas.

JCVD

En la película vemos a un Van Damme totalmente diferente a los que nos tiene acostumbrados, con una gran interpretación es capaz de reírse de él y de sus películas, consciente de su ascenso a Hollywood con sus películas que fueron las estrellas en los videoclubs y del posterior declive de su carrera. Continuamente, en clave de humor, nos recuerda cómo dio a conocer a John Woo en Hollywood e incluso hay un momento para otro mito como es Steven Seagal.

Película muy recomendable y con la que seguro os echáis más de una risa.