Hallan la puerta de entrada al inframundo maya

Es la puerta al 'inframundo maya' o, como esta cultura lo llamaba, Xibalbá. La península del Yucatán ha sido el escenario de semejante hallazgo. Un total de 11 templos subterráneos instalados en cuevas y depósitos de agua de manantial.

Inframundo maya
Hasta allí se desplazó un equipo de arqueólogos mexicanos capitaneados por Guillermo de Anda, director del proyecto titulado ' El culto al cenote en el centro de Yucatán'. Estos valientes investigadores se han sumergido en las profundidades de estas cuevas para investigar el culto al cenote, unos depósitos de agua de manantial que los mayas relacionaban con la muerte.


La tarea no ha sido nada fácil. Hasta 30 o 40 metros de profundidad han tenido que superar para acceder a estas construcciones mayas. Cuevas con elementos rituales mayas de 1900 años de antiguedad. Unos elementos que esta cultura utilizaba en sus ceremonias para ingresar al 'inframundo'.

La puerta a Xibalbá se encuentra semioculta. La entrada no rebasa el metro de altura y los 50 centímetros de ancho. Sin duda, una difícil ruta la que los muertos mayas debían recorrer en su tránsito hacia la otra vida.


La península de Yucatán, en el sureste de México, fue una de las principales zonas de influencia de la civilización maya y es rica en hallazgos arqueológicos.