CRÍTICA SITGES 2018: Summer of 84

Últimamente estamos acostumbrados a películas o series de televisión que evocan los años 80, Stranger Things, Narcos, American Wet Hot Summer, etc.Nostalgía y recuerdos de la infancia para muchos de los que hoy en dia estamos en la franja de los 40. Para aquellos que no han vivido esos años, quizás la nostalgía no sea un factor determinante para visualizarlas, pero no dejan de ser historias fascinantes, que independientemente de la época, te atrapan a la pantalla hasta el final. Esto mismo pasa con esta cinta, que te atrapa hasta el final. Cierto que al inicio, nos encontramos con una historia repleta de tópicos del género, pero a medida que van pasando los minutos, nos vamos sumergiendo en las vidas de los protagonistas hasta el punto en el que, llegando el final, el giro argumental nos hace reaccionar.

Summer of 84

punt3

El argumento de la película gira en torno a un asesino en serie que anda suelto, al cual se le atribuye el asesinato de 13 adolescentes en áreas próximas al barrio en el que vivien los protagonistas. En este sentido, Davey, uno de los protagonistas, empieza a sospechar del vecino de en frente, Wayne Mackey (Rich Sommer), un afable policia soltero y gran conocido de la familia. Pero nadie cree en la extrambótica teoria de Davey, únicamente sus compañeros de fatigas le ayudaran a investigar el caso, ya que estamos en verano, y nunca pasan cosas demasiado interesantes en verano.

Aunque muchos afirman que es una cinta aburrida, sin carisma y repleta de simbolismo ochentero sin gancho, puedo afirmar que, sin ser una gran película, nos hará pasar un rato agradable sin hacerse pesada ni larga, cosa que hoy en día es de agradecer.