CRÍTICA SITGES 2016: TRAIN TO BUSAN

Nombre consagrado del cine de animación más adulto, Yeon Sang-ho da el salto a la imagen real con un blockbuster de envergadura. En el encontramos a un padre que se dispone a acompañar  a su hija de Seul a Busan, en un tren que pronto se convierte en el único refugio si quieren sobrevivir a la horda de infectados. Bajo el músculo de thriller y el terror zombie, se esconde una crítica social que viaja a toda velocidad.

Train to Busan

 

punt4

Divertida y entretenida, no deja de ser una trepidante aventura de aproximadamente dos horas. En ningún momento he tenido la sensación de que el metraje haya sido excesivo, como puede pasar en otras películas. La verdad es que últimamente el cine coreano me está sorprendiendo muy gratamente. Una cinta sin grandes pretensiones que lo que pretende es entretener y divertir, consiguiendolo sobradamente. Recomendable.