CRÍTICA SITGES 2015: WE ARE STILL HERE

Tras la muerte de uno de sus hijos, Anne y Paul Sacchetti se trasladan a un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. Una serie de hechos extraños convencerán a Anne de que el espíritu de su hijo habita la casa. Para lidiar con los fantasmas, invitarán a una excéntrica pareja. Estamos de vuelta en los primeros años ochenta, con el espíritu de Fulci viviendo entre nosotros bajo el aspecto de esta pieza de retroterror.

We are still here

punt4

 Tal y como se ha dicho, se trata de una cinta de terror clásico de los ochenta, típica casa encantada en un pueblo pequeño habitado por gente estraña. Me encantó la ambientación retro de la peli y ese aire que desprendia a clasico. Para mi, que ya empiezo a tener una cierta edad, fue como viajar al pasado, cuando iba al videoclub a pillar una cinta vhs de terror para pasar una noche de viernes de acojone con los colegas. Quizas sea por esos recuerdos por lo que me ha gustado tanto esta cinta, ya qye no destaca por ser original, o por tener unos efectos especiales alucinantes. Tampoco se diferencia por la gran actuación de los protagonistas (aunque tampoco lo hacen mal), pero es ese aura de cine de terror clásico que me ha fascinado.

 

We are still here

 

A parte de este aire retro de la cinta, la historia tiene todo lo necesario para hacernos pasar un buen rato, disfrutaremos como lo haciamos antaño. Muy recomendable para todos aquellos nostálgicos de los ochenta, y para los que no, también.