CRÍTICA SITGES 2014: THE SATELLITE GIRL AND MILK COW

Il-ho, el satélite 'KITSAT-1', se lanzó al espacio. Ella ha observado la tierra durante mucho tiempo y siente curiosidad por el corazón humano. Por otro lado, Kyung-chun, un aspirante a músico, tiene el corazón roto y se convierte en una vaca lechera cuando descubre que su enamorada, Eun-jin, comienza a salir con otro chico. Entonces, un día, Kyung-chun es atacado por el incinerador que sigue la pista de los que tienen el corazón roto. En ese momento, Il-ho cae desde el espacio y Kyung-chun es capaz de evitar un peligro inmediato. Con la caída, Il-ho se convierte en humana por fuerzas mágicas. Il-ho recibe la ayuda de Merlín el Mago que se ha convertido en papel higiénico para encontrar Kyung-chun, y ella termina por quedarse en casa de Kyung-chun. Kyung-chun, que es ahora una vaca lechera teme por su vida, ya que es perseguido por la Incineradora y el traficante de órganos, el Sr. Oh. Pero, Il-ho viene a su rescate cada vez que está en peligro. Poco a poco, los dos se irán acercando y Il-ho empieza a entender poco a poco el corazón humano. Sin embargo, Il-ho se da cuenta de que ella no tiene mucho por lo que vivir.

The Satellite girl and milk cow

Como podemos observar, aunque se trate de una cinta de animación, no podemos decir que sea precisamente para niños. Partiendo de la sinopsis podemos llegar a pensar que se trata de un sin sentido, pero todo lo contrario. Aunque cada uno podrá sacar sus propias conclusiones, es evidente que estamos delante de una historia de amor entre personajes muy diferentes y aparentemente incompatibles. A medida que pasa el tiempo y van conociéndose más, ellos mismos se darán cuenta que lo que tanto anhelan, lo tienen más cerca de lo que parecía.

 The Satellite girl and milk cow

 Toda esta historia se presneta con una buena realización y bonitos dibujos que crean una atmósfera mágica que nos meterá de lleno en el relato. Por todo ello, The Satellite Girl and Milk Cow se ha llevado el premio Anima't a la mejor película de animación del Festival de Sitges 2014.