CRÍTICA SITGES 2013: UGLY

La cinta relata la historia de secuestro de una niña de 10 años que ha salido a pasar el día con su padre. Sus padres se encuentran divorciados y no mantienen una buena relación. Por un lado, el padre es un eterno aspirante a actor de cine sin oficio ni beneficio. Por el otro, la madre mantiene una relación insana con el jefe de la policía local, un tipo machista, estricto e intolerante que mantiene a ésta literalmente enclaustrada en casa. Este hecho lleva a la madre al alcoholismo y al consumo abusivo de medicamentos.

UGLY

En esta situación totalmente deprimente, se produce el secuestro de la menor. Este hecho provocará una serie de sucesos que sacarán lo peor de cada uno de los protagonistas. No es cuestión de hacer spoilers de ningún tipo, lo único que diré es que nos encontramos ante una de las cintas más oscuras y deprimentes que he visto hasta la fecha procedente de la Índia.

Tal y como define el título de la película, nos encontramos ante una historia fea y desagradable que nos dejará muy mal cuerpo. Podremos ver hasta donde puede llegar una persona por conseguir sus ambiciones, sin pensar ni en lo más mínimo en los demás, aunque estos sean de tu propia familia.

Una buena película que busca remover al espectador y reflexionar sobre la falta de valores actual en una sociedad decadente y cada vez más “fea”.