CRÍTICA SITGES 2013: MINDSCAPE

John Washington (Mark Strong) se introduce en la mente de la gente para ayudar a recordar detalles importantes que puedan ayudar a reslover crímenes que no han podido ser resueltos por los métodos convencionales, es lo que se conoce como "detective de memoria". Actualmente, John se encuentra retirado, pero a petición de su antiguo jefe, esté se verá forzado a aceptar un caso que aparentemente parece menor. Se trata de Anna, una adolescente de 16 años con una mente genial, John debe decubrir si Anna es una sociópata o bien, su extraño comportamiento es debido a un trauma.

Mindscape

 Se trata de un Thriller trepidante y emocionante. Lástima que en la primera media hora ya podremos deducir el desenlace de la historia. Este hecho hace que la película pierda intensidad y que al final nos quedemos un poco frios. Por el resto, una película de muy buena factura.